sábado, 28 de febrero de 2015

MARINERO


Tarareada historia
vino loca mi cabeza
rompí el florero en la despensa
y me dispuse a navegar.

Soy marinero errante,
que no mira hacia delante,
y se dedica a remar.

Mis pantalones son azules
y mirando a las nubes,
me dispuse a pescar,
entre bancos de arrogancia,
y abundantes ideas.

Marinero de sol y playa
de piel arrugada
y quemada cara,
este hombre ya navega
en el mar de las palabras,
y con alargada caña se dedica a pensar.