sábado, 4 de octubre de 2014

CORAZON ERRANTE

Corazón errante,
antigua desazón helada
años vividos en la virtud
tiempo castigador
vejez mundana y cruel
que comes parte de mi hiel
soy un marchito hombre
soy una perdida calma
soy un anciano poeta
que entre tantas metas
dejo que el tiempo
jugara con sus cosas
dejo que su alma polvorienta
andará sin remisión
hacia el final de los días
de una vida plena
de una marchita vida
con un marcado final.