lunes, 15 de febrero de 2016

DOLOR



Ese dolor corpóreo,
que separa de mi mente,
la frialdad de mi alma,
del dogma y del talento,
de la fe del desahuciado.

Ese dolor inepto,
de la crueldad de las cosas,
que endulza las ideas,
 y martillea mi cerebro.

Ese dolor insípido,
que causante de mi desgracia,
se ríe a carcajadas,
mientras rebusca aburrido,
el último cigarro.