viernes, 4 de diciembre de 2015

LAMENTO



En un mar de movimientos, cayó una sombra alrededor de tu pelo y los antiguos quehaceres rompieron las mañanas locas, rompieron los destellos de luz.

 Tantas bocas que alimentar, tantos besos que dar y solo fuiste tú, solo fuiste tú en un bello disfraz de bienestar, un bello disfraz de sabiduría.

 Cuando levanto mis pestañas y mis ojos retienen las imágenes, no puedo nada más que pensar que las sombras se perdieron tras el cristal, que ese tiempo fue feliz, que cada despertar mereció la pena recordar, que cada suspiro cercano lleno mis venas de alegría, lleno mis espíritu de calma.

 Hoy pasado el tiempo vuelvo a pensar en ti, vuelvo a quererte cerca, pero ya no estás y mis noches son más frías, mi vida es mas sombría, mis horas pasan más lentas, mi corazón roto te espera, pero nunca volverás.