sábado, 10 de enero de 2015

AMOR EN NUEVA YORK



Un poeta en Nueva York,
una acera mojada,
un beso sin destino,
una caricia sin amor,
a veces cuando alguien sonríe,
cuento las rosas de tu balcón,
la tristeza cojea por una oscura calle,
y cuando un hombre bosteza,
me río y miro a la gente,
que aunque indiferentes,
asoman la mirada,
pasean sus sonrisas,
y entre tanta desdicha,
busco un lugar,
una fría mente,
una vieja historia,
una soleada mañana,
que me lleve hasta ti.