viernes, 16 de mayo de 2014

DESTINO



Me levante una mañana sin ganas de nada,
moví mi cabeza de impaciencia,
abrí la ventana,,
y sin más ganas mire hacia fuera.

Hoy leí las páginas del destino,
sin saber mi final,
con la fina capa de la verdad,
que tapaba mi cuerpo.


hoy creí encontrar la paz,
bajo esta falsa apariencia,
bajo esta cortina de humo.


Deje escapar unas palabras entre dientes,
y Salí a la calle,
lo que tendrá que ser será,
y sin más armas que mis manos,
sin esperar halagos,
plante cara a mi destino,
cogí con fuerza el futuro,
y me dispuse a caminar.